DE REGRESO A LA MONTAÑA


 

Hay una relación, apenas sospechada,  del cúmulo de enfermedades que nos aquejan en el valle, por nuestro alejamiento del bosque.

Fatídico resultado  estar  lejos de los panoramas naturales y el rosario de enfermedades que padecemos la gente habitante de la ciudad. Diabetes, hipertensión, estrés, gastritis y en general una muy surtida hipocondría.


Mario Campos Borges
en el Nevado de Toluca
 
Los grandes institutos de investigación médica buscan con afán cómo prolongar la vida del individuo.

Nuestro médico, ese médico del barrio, nos da la solución, tengamos lo que tengamos, tanto para prevenir como para corregir: coma verduras, poca carne, tome agua, haga ejercicio físico y descanse.

Pero no le hacemos caso “Este médico quiere matarme de hambre” decimos y no apresuramos a comer tacos de  carnitas con sus respectivos cueritos: “prepáreme otro  de tripa gorda y un

sope de  chicharrón aprensado,   y otro de longaniza”

Se hace inevitable  ir al médico. Es cuando empieza el proceso de “reconstrucción”, por decirlo de alguna manera. Quizá las generaciones futuras opten por  la prevención. Así como nos vacunamos, cada noviembre, para prevenir la influenza estacional. Así, de una manera más integral, con volver a la montaña, al bosque y al desierto.

No hay nada misterioso en eso. Se trata de hacer trabajar los mecanismos psicofísicos de adaptación al medio  ambiente.

“Los tres tipos básicos de adaptaciones, basados ​​en cómo se expresan los cambios genéticos, son ajustes estructurales, fisiológicos y  de comportamiento.”(internet)

Héctor García
Campamento con noche de tormenta
en(los 4 mil) el lado oeste  cima del monte Tláloc.
Se piensa en una reminiscencia paleontológica cuando escuchamos hablar de la naturaleza  en contratesis de la vida en la ciudad moderna. No hay tal contratesis, todo es uno, sólo que está desbalanceada.

En la ciudad nuestros sistemas casi no conocen variaciones. Habitación confortable, por precaria que esta sea, ropa de abrigo y comidas hedónicas y desbalanceadas. Y con mucha frecuencia "chatarra".

Más cuando se trata de países tropicales, como en el centro de México, cuya media  anual de temperatura es de los 15 grados. Rara vez baja del cero y no sube más allá de los 30. En otras palabras: nuestros sistemas de adaptación están perniciosamente ociosos, enmoheciéndose, atrofiándose. 

No es necesario buscarle tres pies al gato. Basta con ver las salas de espera de los hospitales del Sector Salud, del Seguro Social y del ISSSTE, y los sanatorios plus, para pensar ¿por qué tanta enfermedad?

Vamos a esos lugares por la reconstrucción. Pero no, o casi no, por la prevención.

En los estados del norte tenemos una llanura inmensa para caminar, por ejemplo, del Bolsón de Mapimí hasta el desierto de Samalayuca, cerca de la frontera con Estados Unidos, más de mil kilómetros, con temperaturas que llegan a los cincuenta grados calientes en el día, o más, y por las noches  temperaturas por debajo del cero.

En al Valle de México las montañas del oeste, del sur y el este van de los tres mil metros sobre el nivel del mar hasta más de los cinco mil. Y tan cerca que en una hora en automóvil se puede llegar a su base. En el norte la Sierra de Pachuca con incontables agujas y  paredes de roca para escalar en los 3 mil.

¿Cuál, entonces, es la causa por la que tenemos tantas enfermedades, muchas de ellas, crónicas, por no decir terminales, que se oye más feo?

Dibujo tomado de
El País
27 octubre 2018
La razón de fondo está más bien en la filosofía. Para políticos, psicólogos y sociólogos estar en la ciudad es, como se dice, estar in situ. En el yo, en el ego, en el ello.
En otras palabras, su campo de acción, es dentro de la ciudad, lejos de los bosque.

 Los filosofos son los que tienen que vérselas tanto con el mundo material sensible, como con  el mundo inteligible de las ideas eternas.
 
Pero los filósofos, filósofos,  escriben para los filósofos, no para el hombre del menudo pueblo.

Entretanto, como escribe Emerson, “la filosofía de mercado corrompe la sangre del país.”

RECORDANDO A REVILLA, GUÍA ALPINO DE PACHUCA, DONDE QUIERA QUE SE ENCUENTRE


 

Las escaladas, las primeras, que llevó a cabo Raúl Revilla, en los años cincuenta del siglo pasado, con otros compañeros de cordada, ahora son casi imposibles de subir como él lo hizo.

Es otro contexto alpino. En su tiempo lo que se conocía era la escalada “libre”. Con mínimos seguros porque clavijas, barrenos, armellas y todo  lo que se conoce ahora como escalada “artificial” no existía.

Escalada en libre
del libro Técnica Alpina,
de Manuel Sánchez y Armando Altamira
Editado por la UNAM 
Un ejemplo para ilustrar lo anterior. En algunos pasos se usaba clavos de vías de ferrocarril a las que  se soldaba una argolla, para pasar la anilla de cuerda, porque hasta los mosquetones eran poco menos que desconocidos.

No era raro atar una rama de árbol o tronco, para salvar algún tramo. La sur de Los Panales, al norte de la Cueva del Muerto, tenía uno de estos troncos. En sus orígenes, La Bola, antecima de Peñas Cargadas, por el rumbo de Real del Monte, también se superaba con una rama de árbol.

O bien era en absolutamente libre, como el caso de la norte de la pared Benito Ramírez, en el Circo del Crestón, que en su origen sólo tenía una clavija, tan insegura que nadie nos servíamos de ella.

O El Nopal, al noroeste de Estanzuela. Un tramo vertical y una larga travesía hacia la izquierda. Todo asegurado de una clavija en el principio. La travesía era tan prolongada que en caso de caída primero se llegaba al suelo que sirviera de algo el seguro de esa clavija.

Las primeras escaladas a El Espejo (la primera a esta la llevaron a cabo Salim Kalkach y  Rafael Ascencio, ambos de México, a mediados de  los años sesentas) era en libre por la grieta  y más tarde los seguros se hacían mediante cordeletas en derredor de los salientes.

Cuando Revilla enfrentó la norte de Las Goteras (algunos le llaman Las Brujas), al norte del valle del León Alado (o Diego Mateos) era poco menos que intentar lo imposible. Para tal empresa se necesitaba echar mano de una técnica (artificial) que en México no se conocía de primera mano, si acaso por referencia de algunos ecos llegados de Europa.

 Para  entonces todavía no llegaba a México Escalada, el valioso libro de técnica alpina del español  Ernesto Mallalfré.

El  libro de técnica alpina que a la sazón  circulaba en México era LA TECNICA DEL CABLE EN LA MONTAÑA Autores: Unión Alpina de Baviera Época: Noviembre 1949 (no sabemos cuándo fue publicado el original por la U. A. de B.). Pero no tenemos ninguna certeza que el grupo de compañeros de escalada de Revilla lo haya conocido.

En todo caso aquí es donde hay que puntualizar que Revilla no partió de cero. Fue el que sintetizó toda una época de escaladores hidalguenses anónimos: como Manuel Ramírez, Raúl Pérez, Benito Ramírez, Antonio Ortiz, y algo posterior, Santos Castro (del Real del Monte), etc.

Siempre sucede así, algo extraordinario pero que tiene sus raíces en tiempos pretéritos. Como parangón cultural mencionamos que el genio de un pueblo habla por medio de un poeta, novelista o historiador. O escalador, en el caso de Revilla.

La norte de Las Goteras
 Doble genio si ese  historiador no pertenece a ese pueblo, como  W. Prescott, norteamericano, que escribió la grandeza del pueblo azteca, sin negar los méritos de Hernán Cortés (hace  una larga apología de Cortés que derivo en apología de Cuauhtémoc).

Así el genio del pueblo griego habló por medio de Platón que conoció, asimiló y dimensionó las luces de los presocráticos. El pueblo inglés con Shakespeare.

Ni Platón, Prescott,  Shakespeare y Emerson, son de los que creen parten de cero y nada tienen que ver con los pretéritos de todos los tiempos. 

Cuando Emerson  habla de la grandeza de Shakespeare lo hace también como la voz por la que se expresa lo mejor y lo peor de la humanidad, en particular del pueblo inglés: “Lo mejor que ha  escrito o hecho un genio no ha sido debido a la obra de un solo hombre, sino al producto del trabajo social, en el que han tomado parte millares de individualidades animadas por un mismo impulso”.


Viñeta tomada de EL País
del 17 de Nov. 2018.
El dibujo está sacado del contexto en
el fue publicado.
Aquí lo tomamos estrictamente
para dar idea del trabajo
de las generaciones de escaladores
que contribuyen a hacer
un líder.
Las Goteras
vista desde la Cueva del Muerto
 Así sucedió con Raúl Revilla, fue el “producto” alpino de todo un ambiente de escaladores de Pachuca Hidalgo. Pero, como dice Emerson de Shakespeare, su genio no fue descubierto y apreciado del todo en su época: “La montaña no puede verse bien de cerca. Fue preciso que trascurriera un siglo para que se sospechase su importancia”.

Sólo que para apreciar el genio de Platón, de Shakespeare, o de Revilla, se requiere a otra generación, posterior a la suya, que esté capacitada para valorar lo que realizó. De otra manera será como ver los jeroglíficos mayas sin conocimiento alguno de la materia…

Hay puntos que han intrigado a los escaladores posteriores respecto a que si Revilla realizó completa la escalada a Las Goteras. Por ese entonces factores ambientales, o familiares, no sabemos, apartaron a Revilla de la montaña.

Faltaron treinta metros, absolutamente libres, para llegar a la cumbre. Este tramo detuvo por años a cuanto escalador intentó su ascensión. Atorados, tenían que ser rescatados por cuerda desde la cumbre, que se gana con facilidad desde el lado sur.

Vía de ascenso de Las Goteras (la del centro).
El punto 9 marca el punto
 desde donde se sube en libre.
Rogamos a los dioses que
este tramo no lo hayan sembrado de barrenos.
 
La primera completa la realicé en compañía de Toci,  una joven  escaladora de México, según consta en el libro Alpinismo Mexicano, publicado  en 1972 por la Editorial ECLALSA, de la ciudad de México.

La segunda la hice con Son (no recuerdo el apellido, esta’ consignado el nombre completo en Alpinismo Mexicano, pero carezco de mi ejemplar y no puedo citarlo con precisión), un  alemán de apenas unos 17 años de edad.

La tercera la llevaron a cabo, el excelente escalador de México, Mario Campos Borges y su cordada.

Siguieron Salvador Alonso Medina y Rogelio Rascón, de México.

Salvador fue el que realizó la segunda a La Trasversal de la norte del Abanico, en el Popocatépetl (de Nido de Palomas, Corredores, treinta metros verticales de La Canaleta y travesía hacia la repisa grande del oeste de la pared. 

 

Esos treinta metros libres, de Las Goteras, antes de la cima, era donde se enfrentaba el escalador con su realidad.

Esperamos que, siguiendo el espíritu de estos tiempos, ese tramo no lo hayan sembrado de barrenos…

 

 

LA HIPERTENSION, LA MONTAÑA Y EL SUPERHOMBRE


 

Nuestro concepto del Superhombre va con los parámetros normales que dice la ciencia médica.

No con la “normalidad” que se basa en lo general de la población. Una “normalidad” de opiniones, no de conceptos.

Nos hemos alejado tanto de aquel concepto de lo normal que ahora, para volver a ello, se necesita ser un Superhombre. Un Superhombre cuya epopeya consistiría en conquistar otra vez lo  normal, según dice la medicina.

Para lo que habrá que remar contra corriente de los deficientes hábitos de comer, de ocupar los tiempos libres del día y la eternamente presente contaminación atmosférica en las ciudades del planeta.

La vida moderna con su filosofía de mercado, sus comodidades y sus delicias en el comer y su poco ejercicio por la salud, nos ha hecho blandengues. La barriga nos crece, viene el sobrepeso y con él un rosario de inconvenientes para la salud corporal individual y poblacional. Uno de esos inconvenientes es la presión alta que se ha mencionado ya como una pandemia a nivel mundial.

Si alguien, en aras de la salud corporal, y mental, quiere intentar llegar al Superhombre que decía Nietzsche, no tiene que ir tan lejos por esos mundos tan enredados y antitéticos de la filosofía.

Sólo pruebe su Voluntad Schopenhaueriana frente a tres factores que señala el médico: sobrepeso corporal, comer sin sal (en los hospitales sirven la comida sin sal) y hacer algún a clase de ejercicio anti- sedentarismo.

La ciencia médica es más específica para conservar, o para recuperar, la normalidad, en relación a la salud corporal.

Hace tiempo los laboratorios, Hoechst proporcionaron información respecto la presión alta mediante la publicación de un folleto. No tiene fecha de edición pero nosotros lo hemos  conservando  al menos  durante un cuarto de siglo.

Estas publicaciones, por valiosas que sean, se distribuyen en su momento y en breve acaban perdiéndose de vista, se guardan o van al cesto de la basura.

Ahora, con la facilidad del Internet, lo reproducimos esperando sirva para aquellos interesados en prevenir, o paliar, los efectos de la presión alta. Los rayados y subrayados son nuestros.

Para los lectores apresurados, de nuestra época del celular de 34 megas, empezamos por los consejos en la página 15 y, a continuación, por el principio, en la página 3, que entra el texto en una explicación detallada.

Introducimos el tema de montañismo por ser el terreno que conocemos y, a nuestro juicio, es el mejor, por intrínsecas razones, para cumplir con el aspecto mencionado más arriba del ejercicio corporal.


 

 

 

 

 
 


 

 

 

 


 

 
 
 
 
 
 

 

 
 
 
 
 

ORTEGA, EMERSON Y SCHOPENHAUER DE COMPRAS EN UNA LIBRERÍA DE BERLIN


 

Emerson viajó a Europa para platicar con Carlyle y se encontró accidentalmente con Schopenhauer, en los corredores de   una librería enorme de Berlín donde se llevaba a cabo la Feria Internacional de la Escritura. Hojeaban libros en la Sección de Deportes.

Schopenhauer: ¿Qué es ese barullo al fondo del corredor?

Emerson: Todos los asistentes a la Feria quieren obtener su ejemplar.

Schopenhauer: ¿Sabes de qué se trata?

Emerson: Es un libro que acaba de ser aprobado en asamblea de críticos, libreros y escritores. Ya se han vendido dos millones de ejemplares antes de que saliera de la imprenta.

Schopenhauer: ¡Huyamos!

Emerson: ¡Vamos!

Schopenhauer: ¿Una asamblea decide los gustos de millones?



Dibujo tomado de
El País
23 de junio 2018
Emerson: Así parece.

Schopenhauer: esas ideologías me recuerdan los trasportes colectivos de México, llamados “microbús”. El chofer de la unidad pone a todo volumen la canción que a él le gusta y treinta deben escucharla, aunque no les guste. Aunque fuera la Novena de Beethoven, no a todos les gusta la Novena.

Emerson: Parece  que la Divinidad haya preparado a cada una de las almas que envía al mundo por medio de cierta virtud  y facultades incomunicables a los demás y, al enviarla, para que dé una vuelta más por el círculo de seres, escribiese sobre su espalda: “Intransferible” y “Vale para una sola vuelta”

Schopenhauer: Con esos imperativos categóricos el pueblo no tiene esperanza de salir de la ignorancia, mediante el ejercicio dialectico de las ideas.

Ortega y Gasset: Les recuerdo que el concepto de “masas” no va para el lumpenproletariado sino para todo analfabeto cultural, sea  del salario mínimo o que lleve cuello blanco y tarjetas de débito de todos los colores.

Schopenhauer: Cada cual es sociable en la medida en que  es intelectualmente pobre y, en general, vulgar. Pues en el mundo no se tiene mucho más que la elección entre soledad y vulgaridad.

Al final del corredor se ve un enorme letrero que dice: ¡INTRANSFERIBLE!

Emerson: Allá está Platón. Todo cuanto hoy se escribe y debate por y entre pensadores dimana de Platón, que hace grandes estragos en nuestra originalidad.

Schopenhauer: También creo eso.

Emerson: Con Platón hemos llegado a la cumbre de la montaña en que está enclavada la cantera de donde se sacaron todos aquellos bloques.

Schopenhauer: Como ahora ya no se lee a Platón, muchos  intelectuales, sinceramente, se creerán originales, otros  amañadamente se olvida de poner las comillas.

Emerson: Eso no es ninguna novedad. Siempre ha sido así. Desde hace dos mil años los jóvenes inquietos  que han dicho o escrito hermosas cosas entre el enfado de sus generaciones:Boecio,Rabelais,Erasmo,Bruno,Locke,Rousseau,
Alfieri,Coleridge, han sido lectores  de Platón que traducen a su idioma natal y de manera ingeniosa lo bueno que él escribe.

Schopenhauer: Me parece que te quedaste corto.

Emerson: Tienes razón. San Agustín, Copérnico, Newton, Behmen, Swedenborg, Goethe, son también sus deudores, y no hacen más que glosar lo que aquel dijo, porque es justo atribuir al mayor  generalizador toda las particularidades que pueden deducirse de sus tesis.

Luego de asomarse al corredor donde todos se amontonaban para que se les firmara su ejemplar de Best seller, Emerson agregó: La biografía de Platón es más bien interna. Tenemos que reconocer la suprema elevación de este hombre en la historia intelectual de nuestra raza, tanto que los más cultos de los hombres de su tiempo fueron discípulos suyos.

Pasaron unos veinte jóvenes, y algunos no tan  jóvenes, corriendo y alzando su ejemplar, como si acabara de recibir su pase al concierto de rock.

Dibujo tomado de
El País
11 de octubre 2014
Emerson se  quedó viendo a  Schopenhauer y dijo: Entre los autores de este día bien puede haber valores para tomarse en cuenta, ¿no crees?

Schopenhauer: Hacia el final de la vida ocurre como al término de un baile de máscaras, cuando se levantan los antifaces. Entonces se ve quienes han sido realmente aquellos con quienes uno estuvo en contacto durante el curso de su vida. Pues los caracteres se han puesto de manifiesto, los hechos han dado sus frutos, la sobras han recibido su justo aprecio y todas las imágenes engañosas se han desmoronado.

Emerson: ¿Enviaste tu obra para ser exhibida en algún estante de la Feria Internacional de la Escritura?

Schopenhauer: No, definitivamente.Mi obra se dirige a una minoría. Esperaré sin impaciencia a que surja este pequeño grupo de personas cuya disposición de espíritu, que no es la ordinaria, les capacite para comprenderla. 

 

Lo original está en cursivas y el resto es una composición lírica.  Las obras de donde fueron sacadas son El pensamiento vivo de Emerson, de Edgar Lee Masters,       La rebelión de las masas, de José Ortega y Gasset,   Parerga y Paralipómena y El mundo como voluntad y representación, de Arturo Schopenhauer.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     

 

Un rumor llena el corredor y los dos voltean sorprendidos y se hacen a un lado. Son jóvenes que salen apresurados de la Feria con su ejemplar bajo el brazo,  tenis modernos, pantalones de mezclilla rotos de las piernas de un precio de aparador que sólo lo pueden comprar lo hijos de senadores y diputados y tatuajes hasta en las orejas. Son estudiantes de la media superior.

 Dos o tres muchachos se detienen a observarlos. Uno de ellos comenta: “La vestimenta de esos  dos viejos corresponde al siglo diecinueve”. Saca su teléfono móvil 34 megas  “Párate ahí junto a ellos para tomarles una foto, luego la “subimos” al Internet”

El retratado  le dice al otro: “Uno de ellos trae un libro  titulado  La república, de un tal Platón. Pude fijarme  y el que lo carga se llama Emerson”.

¿Quién será ese tal Platón?

¡Ni idea. Según la portada, ese Platón no trae pantalones sino una túnica, tal vez un jipi norteamericano!

 

 

 

UNA LOCA ANALOGÍA ALPINA CON MAX SCHELER


 

Agrégale más y más agua a un vaso de buen vino  y verás lo que queda del vino.

Café exprés es una bebida concentrada. Lo sabemos bien los adictos a la cafeína. En la medida en que se le agrega agua va siendo menos concentrado, menos café, más agua. Es lo que Scheler y otros pensadores llaman la desrealización.
Max Scheler Idealismo-Realismo.

Emerson se desrealizó de su parroquia y se fue al mundo de las ideas universales, empezando por Platón, le siguieron Plotino y Swedenborg. Sin llenar los requisitos estrictos de un filósofo, iluminó al mundo con sus ideas más que veinte filósofos de primer nivel.

Partiendo del materialismo “puro”, y yendo en dirección opuesta, o de contraste, se va internando hacia el terreno de la esencia, del idealismo, de lo no empírico.   Lo material se va diluyendo.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              
Igual, a lo ideal se le va quitando la categoría de esencia y va quedando cada vez más lo material.

De estas dos condicione han nacido sendas teorías filosóficas a lo largo de casi treinta siglos. ¡Y siguen!

¿Qué tiene que ver esto con el alpinismo? ¡Todo!

Permanezco más y más tiempo en la ciudad y me hago extraño para los panoramas naturales. Muchos millones  de individuos, como 7,000 millones (en tanto escribimos esta nota ya se duplicó el número), en el mundo ya nacimos “extraños”. Es decir, nacimos en la ciudad y creemos que la ciudad es lo natural.

EL ALPINISMO COMO PLAN DE VIDA

Al fondo el Pico de Orizaba, 5,700 m.
partiendo del pueblo de Jacal, en el NE. México.

Los montañistas caminan sobre el borde oriental
 de la cañada Jamapa y ladera norte del monte Chichimeco.
Es el inicio del glaciar norte Jamapa,
cuyo curso de agua de deshielo llega al mar. 
Como el patito  que fue incubado entre huevos de pollitos, se creyó que era pollito.

En tanto sea escalador de gimnasio o practique otro deporte del valle, nada se encontrará fuera de lugar. Somos in situ. Este es nuestro lugar y que el planeta siga su curso. Entonces ir a la montaña es desrealizarse como citadino.

 Muchos logran desrealizarse por años y fueron alpinistas en toda la línea. Y algunos extraordinarios como escaladores. Conocí a varios de ellos. Pero un día comprendieron que las montañas no era su ambiente natural y descendieron para no salir ya jamás del valle. Hicieron del alpinismo un deporte, no su modo de vida.

PARED NORTE ROSENDO DE LA PEÑA
En el recuadro Manuel García.
Era su ascensión favorita, La recorrió
varias veces.
M.G. participó en la conquista de rutas
en el flanco oriental del cerro
El Chiquihuite, norte de la ciudad
de México, en los años cincuentas del siglo veinte.
Con escaladores del Club Exploraciones
de México fue uno de los pioneros
en escaladas del flanco norte de
La Cabeza, de la Iztaccihuatl, en los
5,000 m. s. n. m.
 
Ir la montaña, por siempre, es lo natural, es decir que no debería ser nada extraño. Como antropoides del darwinismo nacimos  a pleno cielo y vagamos desnudos durante  milenios por continentes, montañas y valles.

También como individuos  de la Creación anduvimos muchos siglos  encuerados, antes de la fabulosa hojita de parra.

Y ya, más acá, hubo regiones, como lo que ahora es México, que tuvimos la inmensa suerte, de no emplear la rueda. La conocimos
 (el monumental Calendario Azteca es una rueda. José  Deseado Charnay, viajero francés, encontró  en el siglo diecinueve carritos de juguete con cuatro ruedas, procedentes de la cultura tolteca, en un adoratorio de Tlamacazcalco, vertiente norte del Popocatépetl, en los 4 m.s.n.m. Este dato está consignado, con fotos, en la obra de José Luis Lorenzo, Zonas arqueológicas de los volcanes Popocatépetl e Iztaccihuatl, editado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia)

 pero por algo que no está claro, no la utilizamos como herramienta de trabajo y trasporte. Mientras eso sucedía, no fuimos blandengues.


Manuel García (M:G:) luego de escalar El Colmillo, en la región de los Frailes,
Actopan, Hidalgo, México (foto de Armando Altamira G.)
Todavía hace apenas cinco siglos todo era caminando y cargando sobre las espaldas. ¡Ni rueda ni animal de carga! Las grandes caminatas, de niños, mujeres y hombres a lo largo de 500 o más kilómetros, para el 12 de diciembre llegar a la Villa de Guadalupe, en la ciudad de México, en la actualidad, es una reminiscencia de aquellas largas travesías desde Centroamérica o de la Gran Chichimeca (unos 2 mil kilometro para finalmente subir al adoratorio del monte Tláloc, 4,150 m.s.n.m.).


Llegó la civilización tecnológica occidental y nos encerramos en el valle. Las piernas se nos hicieron flacas y la barriga nos creció. ¡Y fuimos unos extraños para la montaña!
 
Un  parangón con Séneca: Sé lo que debo hacer pero hago lo contrario.
Naturaleza, bosques y ejercicio, mejor la dulce vida.

Dibujo tomado de
 El País
15 diciembre de 2018 
 
El argumento sustantivo, esencial, para el alpinismo como plan de vida, es que la voluntad está fuera de la fenomenología. Por lo mismo permanece  tan integra a los cien años, o más de edad, como al nacer. La voluntad no envejece. La voluntad no sabe de viejitos  quejumbrosos arrinconados en algún lugar de la casa mirando obsesionados el pastillero.
 
El argumento pragmático es que precisamente, brincando el medio siglo de edad,  tanto los sistemas hormonales, a la par de  un modo de vivir y de alimentación, que no siempre  es el más adecuado, por carencias o por ignorancia, nuestro cuerpo físico  cada día va para menos. Es una realidad.
 
Y es el ejercicio,  no como mecanicismo del diario vivir, el que nos va a llevar adelante lo más humanamente posible.
 
Lo ideal es estar vigente siempre, hasta el último día que, como dice Epicteto, el capitán  de la nave de la orden de partir. Hasta ese día hay que bajar la mochila de los hombros, antes no.

Hay modos de pensar, tanto religiosos como filosóficos, que llevan a desconfiar de la naturaleza (de la naturaleza natural), en particular en los tiempos de la civilización industrial, que vive del consumo y deshecho.

“No piense en los arbolitos, mejor vea este móvil de 23 megas. Sólo lo tiene el agente 007 y usted lo obtendrá por un precio módico cada mes durante 28 años”

Lo que esto trae  a la larga sucede como cuando un lugar está mal ventilado y empiezan a proliferar bacteria patógena por todos los rincones. En otro nivel lo vemos en cualquier   ciudad del planeta:
EN EL DESIERTO DE SAMALAYUCA,CHIHUAHUA,MÉXICO,49 grados C.

De la obra El rumor del desierto, 1983, de Armando Altamira G.

“La auto-represión era uno de los rasgos distintivos de la religión puritana, y la desconfianza en la naturaleza era algo impuesto a la inteligencia y al corazón”: Emerson.

Empero, por eso que la vida tiene de extraño, quedan  algunos rezagados que todavía van a la montaña, o al desierto, de por vida, y que son tanto del valle, del desierto  como de la montaña.

Son los que aprendieron a ser felices en todas las cotas del relieve terrestre, a los que Emerson se refiere:

“En las altas regiones heladas del planeta nada hay que desear de lo que existe en las latitudes más felices y podemos calentarnos al sol como si nos halláramos en Florida o en Cuba”.

El pensamiento vivo de Emerson, de Edgar Lee Masters, 1945

 

 

 

 

 

DE KANT PARA LOS QUE ESCALAN MONTAÑAS



Si crees que puedes escalar esa montaña, lo lograras, si crees que no puedes escalarla, no lo lograrás. Así de simple, como pensaba Perogullo.

Kant no se refiere a los escaladores, pero lo que dijo se ajusta para cualquier actividad de la vida. Es aquello de  la fe que mueve montañas.

En otras palabras, al poder de la mente. No se trata de recurrir a una práctica de esas que nos parecen exóticas, o jalada de los pelos,  como leer el presente y futuro en una esfera de cristal o por medio de las cartas.

Kant se refiere al verdadero ejercicio de un acto de voluntad. Con la voluntad puedes caminar, sin trucos, sobre las aguas. Es conocido que Pedro no lo logró, por más que Jesús lo instaba a ello.

¿Cómo ahora Kant dice lo mismo? El rigurosísimo filósofo del pensar razonamiento puro, ese del que Schopenhauer dijo que en materia del pensamiento lógico no hay ni habrá un filósofo tan grande como Kant. Se cuidó de hablar  hacia el pretérito.

Sí puedo escalarla,
no puedo escalarla

Pared sur de Los Panales
en el camino a Chico,
 Hidalgo,México
Y ahora Kant nos sale  conque si te lo propones lo logras y se refiere a cuestiones por demás inusitadas.

Inusitadas pero no tan graves como cambiar de lugar una montaña o caminar sobre las aguas, con sólo proponérselo.

Weischedel  nos dice el modo que Kant lo planteó: ¿Tienes tos? ¡Deja de pensar en la tos y te aliviarás! Y el que ha sufrido de la tos, sabe a lo que Kant se está refiriendo.

De pronto parece  una broma de Kant, pero trata de contener un acceso de tos y te parecerá que mover montañas o caminar sobre el agua, es más factible que no toser.

Ese tipo de cosas, al parecer imposible, se refería Kant, y no siempre a través de todo un desarrollo de su pensar lógico como su famosa Critica de la razón pura.

Se refiere a cosas de todos los días, y por eso es importante, o al menos útil, para nuestra salud, él conocer a qué se refiere.

¿Te parece sencillo? Hagamos un ejercicio. Trata de no comer pan, y verás otro imposible. ¿Para qué comer pan, tantos carbohidratos y algo que parece azúcar? Para inflamar el estómago en lo inmediato, producir gases y, a largo plazo, que crezca la panza y todo lo que llega con el sobre peso.

Sólo los chicos inquietos del ácido, y la contracultura, pueden ver estética ahí donde nuestra panza llega primero que nuestras narices.

Más dañino, o tanto, como el beber “refrescos” o “sodas”, como le dicen en el norte, es comer  pan. Pero desde niños comemos pan y lo consideramos como parte importante, y muy sabrosa, de nuestra dieta.

El pan es uno de esos deliciosos venenos que trajo a México la conquista española y que, llenos de contento y de malinchismo, cambiamos por nuestros nutritivos tamales.

Y para acabarla de descomponer al pan español siguió el no menos delicioso pan francés. Cambio de forma pero las mismas harinas hueras.

El último censo encontró 23, 414 panaderías en la ciudad de México y sólo 23 tamalerías establecidas en accesorias. El resto son puestos callejeros de tamales, como un anacronismo de los tiempos precristianos en México.

Todo esto  para referirnos a la idea, al parecer peregrina, de Kant, cuando se refiere a la tos. Pero no fue una puntada que tuvo de esas que quedan volando  y si quieren creerlas o  no... Kant sugiere cierta manera de lograrlo.

Como el alpinista que piensa: “quiero escalar esa montaña”. No basta el sólo pensarlo sino el cómo llevarlo a cabo. Necesitaré cuerda, clavos, etc.

Así Kant entra en detalles contra la tos. Citamos a Weischedel:

Kant advierte: “Una operación anímica, para lo que es necesario un grado muy elevado de resolución pero que hace, asimismo, mucho bien”

Leyendo a Kant

Dibujo tomado de

El País

21/04/18
Dicho lo anterior, entra en explicación de su idea:

“Aparta completamente la atención de esa irritación dirigiéndola, con esfuerzo, hacia cualquier otro objeto, de tal modo que disminuya  la exhalación del aire, lo cual hace que la sangre se agolpe en el rostro y poco después, la saliva se producirá por la excitación impida que se produzca el efecto de irritación, o sea,  expulsión violenta del aire, y siga la deglución de la humedad”.

W. Weischedel Los filósofos entre bambalinas, 1985 Fondo de Cultura Económica.

Ya sabes, esta temporada fría, en noviembre (antes de que el 21 de diciembre “entre” el invierno) que es  cuando llega la tos a nivel  de la población  y que Salubridad llama “influenza estacional”.

Recordar que en Medicina suelen recetarnos, o para experimentos de laboratorio, los placebos o sustancias inertes. Imaginamos tener una enfermedad. Imaginación tan fuerte que sentimos el dolor. La famosa hipocondría. Nos aplican, o nos hacemos de un placebo, e imaginamos que estamos curados. Todo fue un enredado juego de imaginación.

Lo que hace Kant es ir  en sentido contrario, de la enfermedad real, la tos, imaginar que no la tenemos, así de sencillo. Lo que nos parece fantástico o imposible. Sólo se necesita estar dispuesto a ser antihipocondriaco. Así como hay contraculturas, así contrahipocondrias.

Si quieres medir el poder de tu voluntad,   de tu fe o como quieras llamarle, contra  los “virus de primavera” y mil partículas contaminantes que hay en tu cielo inmediato, súbete al ring  y trata de no toser. 

 Verás que caminar sobre las aguas parece un juego de niños pero está lejos de serlo o de dejar de toser.

Verás que para lograrlo se necesita algo más que el famoso liberalismo moderno, que el consumismo, que el sedentarismo y que la dulce vida.

 

 

 

 

 

 

 

Justificación de la página

La idea es escribir.

El individuo, el grupo y el alpinismo de un lugar no pueden trascender si no se escribe. El que escribe está rescatando las experiencias de la generación anterior a la suya y está rescatando a su propia generación. Si los aciertos y los errores se aprovechan con inteligencia se estará preparando el terreno para una generación mejor. Y sabido es que se aprende más de los errores que de los aciertos.

Personalmente conocí a excelentes escaladores que no escribieron una palabra, no trazaron un dibujo ni tampoco dejaron una fotografía de sus ascensiones. Con el resultado que los escaladores del presente no pudieron beneficiarse de su experiencia técnica ni filosófica. ¿Cómo hicieron para superar tal obstáculo de la montaña, o cómo fue qué cometieron tal error, o qué pensaban de la vida desde la perspectiva alpina? Nadie lo supo.

En los años sesentas apareció el libro Guía del escalador mexicano, de Tomás Velásquez. Nos pareció a los escaladores de entonces que se trataba del trabajo más limitado y lleno de faltas que pudiera imaginarse. Sucedió lo mismo con 28 Bajo Cero, de Luis Costa. Hasta que alguien de nosotros dijo: “Sólo hay una manera de demostrar su contenido erróneo y limitado: haciendo un libro mejor”.

Y cuando posteriormente fueron apareciendo nuestras publicaciones entendimos que Guía y 28 son libros valiosos que nos enseñaron cómo hacer una obra alpina diferente a la composición lírica. De alguna manera los de mi generación acabamos considerando a Velásquez y a Costa como alpinistas que nos trazaron el camino y nos alejaron de la interpretación patológica llena de subjetivismos.

Subí al Valle de Las Ventanas al finalizar el verano del 2008. Invitado, para hablar de escaladas, por Alfredo Revilla y Jaime Guerrero, integrantes del Comité Administrativo del albergue alpino Miguel Hidalgo. Se desarrollaba el “Ciclo de Conferencias de Escalada 2008”.

Para mi sorpresa se habían reunido escaladores de generaciones anteriores y posteriores a la mía. Tan feliz circunstancia me dio la pauta para alejarme de los relatos de montaña, con frecuencia llenos de egomanía. ¿Habían subido los escaladores, algunos procedentes de lejanas tierras, hasta aquel refugio en lo alto de la Sierra de Pachuca sólo para oír hablar de escalada a otro escalador?

Ocupé no más de quince minutos hablando de algunas escaladas. De inmediato pasé a hacer reflexiones, dirigidas a mí mismo, tales como: “¿Por qué los escaladores de más de cincuenta años de edad ya no van a las montañas?”,etc. Automáticamente, los ahí presentes, hicieron suya la conferencia y cinco horas después seguíamos intercambiando puntos de vista. Abandonar el monólogo y pasar a la discusión dialéctica siempre da resultados positivos para todos. Afuera la helada tormenta golpeaba los grandes ventanales del albergue pero en el interior debatíamos fraternal y apasionadamente.

Tuve la fortuna de encontrar a escaladores que varias décadas atrás habían sido mis maestros en la montaña, como el caso de Raúl Pérez, de Pachuca. Saludé a mi gran amigo Raúl Revilla. Encontré al veterano y gran montañista Eder Monroy. Durante cuarenta años escuché hablar de él como uno de los pioneros del montañismo hidalguense sin haber tenido la oportunidad de conocerlo. Tuve la fortuna de conocer también a Efrén Bonilla y a Alfredo Velázquez, a la sazón, éste último, presidente de la Federación Mexicana de Deportes de Montaña y Escalada, A. C. (FMDME). Ambos pertenecientes a generaciones de más acá, con proyectos para realizare en las lejanas montañas del extranjero como sólo los jóvenes lo pueden soñar y realizar. También conocí a Carlos Velázquez, hermano de Tomás Velázquez (fallecido unos 15 años atrás).

Después los perdí de vista a todos y no sé hasta donde han caminado con el propósito de escribir. Por mi parte ofrezco en esta página los trabajos que aun conservo. Mucho me hubiera gustado incluir aquí el libro Los mexicanos en la ruta de los polacos, que relata la expedición nuestra al filo noreste del Aconcagua en 1974. Se trata de la suma de tantas faltas, no técnicas, pero sí de conducta, que estoy seguro sería de mucha utilidad para los que en el futuro sean responsables de una expedición al extranjero. Pero mi último ejemplar lo presté a Mario Campos Borges y no me lo ha regresado.

Por fortuna al filo de la medianoche llegamos a dos conclusiones: (1) los montañistas dejan de ir a la montaña porque no hay retroalimentación mediante la práctica de leer y de escribir de alpinismo. De alpinismo de todo el mundo. (2) nos gusta escribir lo exitoso y callamos deliberadamente los errores. Con el tiempo todo mundo se aburre de leer relatos maquillados. Con el nefasto resultado que los libros no se venden y las editoriales deciden ya no publicar de alpinismo…

Al final me pareció que el resultado de la jornada había alcanzado el entusiasta compromiso de escribir, escribir y más escribir.

Seguidores